martes, 14 de diciembre de 2010

CARACTERÍSTICAS DEL NATURALISMO EN LOS PERSONAJES DE LA REGENTA DE LEOPOLDO ALAS "CLARÍN"

Clasificación de los personajes de La Regenta atendiendo a las características del naturalismo.


1.  Personajes que siguen  la   Ley de la Herencia.

1. 1.  Ana Ozores

            Según su aya doña Camila Portocarrero y sus rígidas tías Anunciación y Águeda Ozores, Ana  había heredado los vicios y costumbres de su madre,  una humilde modista italiana vista como una mujer indigna por su baja condición social y linaje inferior. Las Ozores eran de ilustre descendencia  y aceptar a una plebeya en su familia les parecía imperdonable. Además, la madre de Ana era considerada antes que modista como una vulgar bailarina italiana cuya reputación dejaba mucho que desear, era degradada ya que  su oficio era dudoso.  Estas mujeres estaban seguras de que el mal proceder de Ana, su “prostitución precoz” cuando  niña pasó la noche hablando con su amigo y luego se quedó dormida con él  en la barca, venía de su madre, y toda mala conducta  en ella se debía a que llevaba en sus venas la sangre de esa  prosaica mujer.  Era como lo dice el refrán “de tal palo tal astilla”.

 2.  Personajes que siguen lo patológico y morboso.
2. 1.  Fermín de Pas
            Clérigo que siente una pasión profana, un interés malsano por su hija de confesión Ana Ozores.  Fermín encubre  sus verdaderas pretensiones bajo la máscara de una relación aparentemente espiritual, al encontrarse  imposibilitado por su condición de clérigo para pretender a Ana como lo haría cualquier  hombre enamorado.  Aunque está enamorado secretamente de Ana,  para él es mucho más importante su posición de vicario del obispo y Provisor de la catedral que el amor mundano. Ana es el reemplazo de todas sus ambiciones fallidas (adueñarse por el medio eclesiástico de toda Vetusta), por eso quiere de cualquier manera mantenerla a su lado  y se propone  beatificarla e involucrarla activamente en todos los asuntos de la  Iglesia.  Para Fermín, Ana es su trofeo, se  siente su dueño,  adoptando una actitud de marido celoso.

2. 2.  Ana Ozores
            Mujer enfermiza por causa de sus recuerdos. Cada vez que surgían reminiscencias de su infancia reprimida y ultrajada por la malicia y estupidez de su aya, la ausencia de sus padres, especialmente su madre, su vacío afectivo y sexual, el paternalismo de su marido, la falta de hijos, era víctima de constantes crisis nerviosas. Además, el esfuerzo por reprimir lo que ella consideraba pecaminoso, le provocaba ataques, en especial cuando evocaba la figura de don Álvaro Mesía, sus ataques iban  a veces seguidos por largos períodos de febrilidad nerviosa, depresión y agotamiento físico.
3.  Personajes que atienden la preferencia por los ambientes bajos.
3. 1.  Petra
            Criada que tiene amoríos con el amante de la Regenta, don Álvaro Mesía y también con su preceptor espiritual don Fermín de Pas, además sedujo al esposo de está, don Víctor Quintanar. Esta lúbrica mujer tenía bien calculado sus planes y buscaba sacarle provecho a todo esto;  con don Fermín ambicionaba ser contratada en su casa para sustituir a Teresina, quien estaba próxima a casarse y sabía que doña Paula en un futuro la convertiría en toda una señorona buscándole un buen marido para casarse, ya que ese era el  premio para las que servían y complacían a su hijo adorado, don Fermín.  Con don Álvaro Mesía buscaba satisfacerse  sexualmente, ya que éste le compró su silencio y fidelidad a cambio de favores amorosos,  Petra no diría nada de la relación adúltera de Mesía y Ana, si éste le pagaba en favores amorosos.

3. 2.  Teresina
            Criada que tiene trato amoroso con el Magistral Fermín de Pas para satisfacerle sus apetitos carnales. Teresina aceptaba este trato pecaminoso por interés propio, ya que doña Paula, madre de Fermín le ofrecía a cambio convertirla en toda una señorona al procurarle un buen casamiento.

3. 3.  Paula Raíces
            Fue en un tiempo criada de un párroco de Matalerejo, del cual se dice que tuvo un instante de lascivia con ésta en un momento de flaqueza, sin haber podido saciar su apetito, porque Paula no se lo permitió;  esto le costó al cura muchos años de esclavitud y de abdicación absoluta.  Paula era por naturaleza astuta y ambiciosa, sabía que el párroco predicaba sobre moralidad y castidad y ella tenía el honor de él en sus manos, así que le arrancó al pobre cura todos sus ahorros para que comprara de esta manera su silencio y la tranquilidad de toda su vida.  Con el dinero Paula compró grandes partidas de vino y se las vendía al por mayor a los taberneros de Matalerejo,  convirtiéndose  en una gran comerciante gracias a su astucia e inteligencia.

4.  Personajes anormales
4. 1.  Santos Barinaga
            Alcohólico llevado a este vicio por doña Paula y don Fermín, quienes arruinaron su negocio de objetos litúrgicos.   Don Santos culpaba a don Fermín de la hipocresía de su hija Celestina Barinaga, de que ésta no fuera una hija piadosa, de que no le atendiera ni le diera de comer, además  lo acusaba de haberlo convertido en un borracho. Mientras estuvo vivo, sólo era una piltrafa humana que vociferaba y maldecía a don Fermín y a su madre. A don Santos lo mató el rencor y la debilidad, no sólo por culpa de don Fermín, sino también por la indiferencia  de los que se llamaban sus amigos.

5.  Personajes que atienden la anulación de los principios morales y sociales.
5. 1.  Ana Ozores
            Comete adulterio justificado, ya que su marido no responde con sus obligaciones conyugales, porque ve en ella a una hija y no a una mujer que siente y desea. Ana anhela tener hijos, pero no puede debido a que su marido, más bien su padre no tiene ni la más remota intención de tenerlos, porque esto implicaba tener contacto sexual con ella, lo cual no estaba en sus planes. El vacío afectivo y sexual por parte de su marido hizo que Ana cayera en los brazos del  don Juan provinciano Álvaro Mesía, quien despertó en ella la sensualidad romántica y los deseos  que tenía reprimidos.  Ana irrespetó su hogar y el honor de su marido, su relación extramarital vino precedida por la condena social. El adulterio no es bien visto en una mujer, está bien si no la descubren, pero en el caso de Ana cayó sobre ella todo el peso de las piedras, aún la de aquellos que la solaparon.    Los miembros del Casino se quejaban de que ya no gozaban de la compañía  de Mesía por culpa de Ana y su torpeza. Todas las mujeres de Vetusta la despedazaban con la lengua, don Fermín sentía el deseo de estrangularla con sus propias manos. Todos en general, disfrutaron  el placer de ver el árbol caído, disfrutaron del escándalo.

5. 2.  Fermín de Pas
            Se enamora secretamente  de su hija de confesión violando los convencionalismos eclesiásticos, pero hay que comprender a este pobre hombre que dominado por la ambición de su madre, que lo ha convertido en un  clérigo corrupto para  dominar y saquear a la Iglesia, renuncia a la felicidad para alcanzar el poder social, se ve humillado por la sotana, porque reducía a la impotencia su cuerpo fornido y ansioso de placeres sexuales; el poder eclesiástico lo obtuvo a costa de convertirse en un eunuco. Fermín, tiene que alejarse de cualquier tentación carnal, ajena de su casa, porque ya se sabe que doña Paula conociendo las debilidades carnales de su hijo, tenía alguna criada que guardaba el pecaminoso secreto,  muy cerca de su habitación  para satisfacerlo sexualmente y así no reprimir tanto sus deseos corporales.  Fermín debe aparecer ante la sociedad vetustense como un ser puro, ajeno de todo impulso libidinoso, ya que algún desliz  lo conduciría a la pérdida del prestigio, del poder y de su aspiración de alcanzar el obispado algún día. 

            Con la aplicación de las características del naturalismo en los personajes que la presentan, es evidente que La Regenta presenta los rasgos naturalistas suficientes para ser considerada un modelo de novela naturalista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario